miércoles, 2 de julio de 2014

Ucrania en la geopolítica gasífera de Estados Unidos

Gasoductos rivales proyectados: South Stream (Rusia) y Nabucco (Occidente)
Por Jorge Petinaud Martínez *
El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, desveló el papel que Washington confiere a Kiev en su geopolítica gasífera al confirmar el plan de venta a empresas norteamericanas y europeas de su sistema de gasoductos.

Por esas tuberías transita más de la mitad del hidrocarburo ruso hacia los países de la Unión Europea (UE), cuyo consumo total del combustible azul depende en casi un 34 por ciento de las entregas procedentes de Rusia.

Una conversación telefónica filtrada en Internet, de la subsecretaria de Estado norteamericana Victoria Nuland durante las revueltas que desembocaron en el derrocamiento del presidente Víktor Yanukóvich, evidenció el interés de Washington por imponer a Yatseniuk como timonel de la economía ucraniana.

A tono con el interés de sus mentores, ahora el gobernante trajo a primer plano el tema del cual había hablado varias veces solo como un proyecto que podría atraer a inversionistas occidentales hacia la explotación del sistema de tuberías que data de la época soviética, sin tener en cuenta la participación de Moscú en esa empresa multinacional.

El jefe de Gobierno proclamó al presentar la iniciativa ante el Parlamento que su propuesta permitirá modernizar los gasoductos, aumentar sus dividendos y fue enfático al aludir a Rusia.

"Contrarrestará la construcción de ductos ajenos a Ucrania", puntualizó Yatseniuk en referencia a rutas alternativas previstas por el gigante ruso Gazprom para reducir la dependencia del tránsito a través del inestable vecino eslavo.

ATAQUE A SOUTH STREAM De acuerdo con el proyecto de ley entregado a la cámara legislativa unicameral, el plan abre las puertas al traspaso a inversionistas norteamericanos y europeos de hasta un 49 por ciento del paquete de control como operadores de las tuberías.

Tras un largo e infructuoso proceso negociador con Gazprom, en el que Kiev formuló ante la prensa promesas y contrapromesas sobre el pago de una deuda ascendente a cuatro mil 500 millones de dólares por impagos del carburante consumido, Yatseniuk hizo pública su proposición.

Reiteró que será una oportunidad para frenar la construcción, en primer lugar, del gasoducto South Stream (Flujo del Sur) y enviar todo el hidrocarburo a través de las tuberías ucranianas.

Durante el recién celebrado XXI Congreso Mundial de Petróleo en Moscú, el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, criticó las presiones que ejerce la UE sobre los países del Viejo Continente participantes en el proyecto conjunto para la construcción de ese gasoducto.

La UE, observó Novak durante su intervención en el foro global energético, ha demostrado una posición dura respecto a la participación rusa en los proyectos de infraestructura gasífera y mencionó los gasoductos Opal, Flujo del Sur y Yamal-Europa.
SECRETAS INTENCIONES Un informe reseñado en el Congreso Mundial petrolero desentrañó el plan que lleva adelante Estados Unidos para desplazar a Rusia en 2018 como el principal productor y exportador de gas.

El artículo del experto Steve Marshall, publicado en el Diario Oficial del foro bajo el título "North América on the upswing" ("Norteamérica en alza"), resultó revelador para los representantes de más de 500 empresas internacionales de petróleo y energía asistentes.

La consultora basada en Reino Unido Wood Mackenzie pronostica en ese informe que Norteamérica, con Estados Unidos a la cabeza, pugna por lograr al final del actual cuatrienio una producción excedente sobre la demanda que le permita convertirse en uno de los grandes exportadores del carburante.

Adicionalmente, con una producción orientada a duplicar los mil millones de toneladas de petróleo equivalente (siete mil 900 millones de barriles del oro negro equivalente) hacia 2030, esta zona se propone llegar a ser la mayor productora del combustible azul en la Tierra, según la fuente.

Paul McConnell, principal analista de tendencias globales de la firma consultora, advierte que el renacimiento de la producción de gas y petróleo de Norteamérica es la propensión crítica en los suministros que afectará al mercado internacional a largo plazo.

Al propio tiempo, se espera que la demanda europea crezca hacia 2030 en más de un 50 por ciento, de 215 millones de toneladas de petróleo equivalente a 320 (unos dos millones 500 mil barriles del carburante equivalente), pese a la inseguridad de los suministros y los altos costos.

El principal analista de gas y energía de Mackenzie, Massimo Di-Odoardo, en tanto, destacó que la UE mantendrá su relación de dependencia a largo plazo del hidrocarburo ruso.

Tal punto de vista explica por qué Estados Unidos utiliza a Ucrania como punta de lanza contra Rusia para obstruir sus entregas de gas a Europa a través de este país eslavo, mientras presiona a los europeos para que se sumen en la cruzada antirrusa.

El Gobierno ucraniano, tras una larga etapa de vaivenes en las negociaciones con Moscú sobre importaciones del carburante, el tráfico hacia Occidente y la millonaria deuda por este concepto, dio por terminadas las pláticas y obligó a Gazprom a cerrar las llaves de las entregas por esta vía.

Sobre el particular el canciller ruso, Serguei Lavrov, denunció que detrás de la posición recalcitrante de la parte ucraniana en las conversaciones podría estar una tercera potencia, sin aludir a un país en específico, pero insistió en que partía de fundamentos.

No descartó el jefe de la diplomacia rusa que los ucranianos "consulten a alguien" con el propósito de hacer su posición más intransigente.

En esa línea, el experto Rustam Tankaev atribuyó a Estados Unidos la autoría del conflicto por el hecho del visible interés en socavar los suministros hacia Europa y hacer más dependiente al continente de los intereses norteamericanos.

No descartó el analista la intención estadounidense de controlar los mercados europeos e imponer el imperio del dólar.

Yatseniuk, el hombre fuerte de Washington en el Gobierno ucraniano según Nuland, confirmó ese punto de vista al presentar el proyecto de ley sobre la venta de los gasoductos ante los legisladores en Kiev.

Los hechos confirman la denuncia del ministro Novak ante la prensa que reportó el XXI Congreso Mundial de Petróleo sobre el uso de resortes geopolíticos para modificar en Europa el balance de las relaciones entre proveedores y consumidores de los agentes energéticos.
*Corresponsal de Prensa Latina en Rusia.

Publicado en: Prensa Latina

No hay comentarios:

Publicar un comentario