sábado, 19 de julio de 2014

Un misil ucraniano pudo derribar el avión comercial de Malasya Airlines con 300 pasajeros. Kiev y fuentes occidentales manipulan para culpar a los prorusos

La tragedia de Ucrania nos reserva día a día nuevas y trágicas sorpresas. La provocación permanente del régimen de Kiev, alentado por EEUU y el coro de cacatúas mediáticas, ha cruzado todo lo admisible. Las primeras horas tras el derribo del Boeing B777 de Malasya Airlines, que ha costado 300 muertos, entre ellos 80 niños, ha sido de confusión. Una atmósfera ideal para lanzar una campaña orquestada contra las milicias de Novorossia y contra la propia Rusia.
Pero las fuentes que han informado a Elespiadigital.com presentan un escenario muy distinto al que machaconamente exponen las agencias occidentales.
A estas horas, sabemos que:

  • Cuando el avión desapareció del radar de la torre de control de Kiev, estaba a más de 10.000 m de altura, una distancia imposible de cubrir por ningún sistema de armas de las milicias prorusas. Para esa altura, sería necesario un misil tierra-aire tipo Buk, S-300 o similar.
  • Cuando el avión desaparece desde hacía unos minutos iba “escoltado” por dos cazas de la Fuerza Aérea Ucraniana, como ha podido quedar registrado en los radares de la torre de control de Kiev, lo que debería comprobar una investigación independiente.
  • Minutos después de su desaparición, la torre de control es tomada por personal militar que exige silencio y amenaza con retirar los teléfonos móviles al personal civil de la torre.
  • En esos momentos, dichas autoridades militares informan que el avión de Malasya “ha sido derribado” por un misil. Piden que se de la “versión oficial” del misil, pero al señalarles que los radares de control no detectan a los misiles, los oficiales respondieron que “los radares militares sí”. Evidentemente, tenían conocimiento de lo ocurrido. Dicho conocimiento solo puede tener su origen en que los radares militares del Ejército tenían monitorizado el espacio aéreo en todo momento. Todo debería estar registrado en los radares del aeropuerto y puede ser verificado.
  • Curiosamente, dicen alguna fuente que con el personal militar, acuden a la torre personas que no hablan ucraniano o ruso, es decir, son “extranjeros”. ¿A qué extranjeros puede mandar Kiev a la torre de control de su principal aeropuerto?
  • Militares admiten al personal que el avión no ha sido derribado por las milicias prorusas, pero no saben quién ha podido ser.
  • Dos horas después del suceso, se cierra el espacio aéreo de Ucrania “por miedo a más derribos”. Las líneas aéreas comerciales evitan ya pasar por Ucrania.
  • A las 23:25 hora española, el mando militar emite un presunto informe oficial de que el avión fue derribado por un misil. En el informe se indica de donde abría salido el misil, y se especifica que no proviene de las autodefensas en las zonas rebeldes. El informe es enviado al gobierno ucraniano. Al parecer, los radares militares, por su propia configuración, si recogieron los datos del misil lanzado al avión, los radares civiles no.
  • Según las fuentes a las que hemos tenido acceso, los altos mandos militares ucranianos niegan haber ordenado el lanzamiento de ningún misil… pero no saben lo que habrán hecho los mandos del Ministerio del Interior, que escapan a su control y del que tienen constancia que sí sabían todos los detalles de lo que estaba ocurriendo.
Por otro lado, un supuesto controlador aéreo del aeropuerto más importante de Ucrania afirma que el avión de Malasia, que se estrelló en el este del país con 295 personas a bordo, iba escoltado por dos cazas ucranianos hasta minutos antes de desaparecer de los radares.
El controlador dice trabajar en el Aeropuerto Internacional de Borispol, ubicado a 29 kilómetros de Kiev, escribe que "nada más desaparecer el avión B 777 de Malaysia Airlines la autoridad militar de Kiev" les informo del derribo. "¿Cómo lo sabían?", se pregunta.
En su twit escribe que solo pasaron siete minutos tras el accidente cuando se les notificó “el derribo". "Más tarde se tomó la torre nuestra [de control] con personal extranjero que sigue aquí", asegura. Según él, los militares le han confirmado que las autoridades de Kiev organizaron el derribo. "Pero se sigue sin saber de dónde vino la orden", apunta, agregando que el ministro del Interior "sí conocía qué hacían los cazas en la zona", mientras que "el ministro de Defensa no".
Por último, haciendo referencia a testigos, el servicio de prensa de la República Popular de Lugansk informa que el Boeing-777 fue derribado por un avión de combate Su-25 de la Fuerza Aérea de Ucrania.
Como ya es público, 280 pasajeros más 15 miembros de la tripulación fallecieron al estrellarse en el Este de Ucrania, región de Donetsk, el Boeing-777, de Malaysia Airilines, cuando cubría la ruta Ámsterdam.Kuala Lumpur, pasadas las 15:00 horas local. Los trozos del avión han dañado algunas casas y también hay heridos entre la población local.
Video del momento del impacto contra el suelo



En la región, en conflicto, opera la división Búkov, de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Según el primer ministro de la República Popular de Donetsk, Alexánder Borodái, no existe posibilidad alguna de que las autodefensas de la zona tengan relación con la caída del Boeing-777, malasio, dado que, asegura, “no disponemos de armas capaces de derribar un avión que vuela a 10 kilómetros de altura”.
El presidente ruso, Vladímir Putin, ha expresado sus condolencias al primer ministro de Malasia y a su pueblo; y se ha puesto en contacto con el presidente estadounidense, Barack Obama, para examinar los pormenores del accidente aéreo. Por su parte, el Ministerio de Defensa ruso asegura que, “La defensa aérea de Rusia no ha realizado ningún tipo de actividad militar en las zonas fronterizas con Ucrania y los aviones rusos tampoco han sobrevolado este territorio”.
¿Qué misil pudo haber derribado el avión de Malaysia Airlines?
La especulación temprana sobre la caída del avión de Malaysia Airlines se ha centrado en la posibilidad de que haya sido derribado en su paso sobre la volátil zona del este de Ucrania. Fuentes del gobierno de Estados Unidos afirmaron que información de inteligencia indica que sí fue derribado.
 Funcionarios ucranianos dicen que separatistas prorrusos, o posiblemente Rusia, están detrás del derribo de dos aeronaves ucranianas en días recientes. Un funcionario ucraniano le dijo a Jim Sciutto de CNN el jueves que separatistas aceptaron haber derribado otro avión alrededor del momento en que desapareció el vuelo 17.
¿Pero qué hubiera podido derribar un avión comercial que viajaba a 33.000 pies (la altitud que vuelo de Malaysia registrada por Flightaware.com)?
Expertos descartan misiles lanzados con lanzamisiles portátiles en manos de grupos rebeldes o separatistas. “En la altitud de crucero normal, un avión civil de pasajeros estaría por fuera del rango de ese tipo de sistemas portátiles que hemos visto que proliferan en manos rebeldes en el este de Ucrania”, dijo en correo electrónico Nick de Larrinada, de la revista Jane’s Defence Weekly' de IHS. Ese tipo de armas portátiles pueden alcanzar por mucho los 15.000 pies, dijo el analista militar de CNN Rick Francona, un teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea de EE.UU. “Esto indicaría que fue un misil, tierra-aire o un misil aire-aire, y creo que un misil tierra-aire es probablemente la opción más plausible ahora”, dijo.
Un candidato es el sistema de misiles Bulk operado por fuerzas ucranianas y rusas. El sistema de misiles, conocido como SA-11 entre la fuerzas de la OTAN, es operado tanto por fuerzas rusas como por fuerzas ucranianas, según el brigadier general retirado Kevin Ryan, director del Proyecto de Defensa e Inteligencia en el Centro Belfer para la Ciencia y los Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard.
Otras posibilidades incluyen misiles rusos S-200 missiles que son operados por ucranianos y rusos así como los misiles rusos S-300 y S-400. Estos últimos son armas rusas equivalentes a las baterías de defensa Patriot de EE.UU.
Lo que parece poco probable es que separatistas prorrusos hayan obtenido control de ese tipo de armamento sofisticado y que lo hayan usado para derribar un avión, dijo Ryan. “Se requiere mucho entrenamiento y coordinación para dispararlos e impactar algo”, dijo.
Usualmente, el sistema de batería de misiles tierra-aire consiste en un vehículo, otro vehículo con un radar, varios lanzadores, vehículos de carga e incluso más vehículos para cargar nuevos misiles a las baterías si es necesario, dijo Dan Wasserbly, editor de las Américas de Jane's. Ryan concluye que si el avión fue realmente derribado, una fuerza militar profesional —con o sin intención— fue responsable. “Este no es el tipo de armas que un par de tipos puedan sacar de su garaje y disparar”, dijo.
Esta es la información más fidedigna de que disponemos hasta el momento. Pero podemos sacar algunas conclusiones:

  1. Los responsables del derribo del avión de Malasya Airlines no parece razonable que haya sido Rusia (a estas horas conoceríamos las pruebas de los satelites de la OTAN) ni las milicias de Novorossia, que no disponen de armamento adecuado para ello.
  2. Es necesaria una investigación rigurosa de la información de satélites, radares y cajas negras del avión.
  3. Inmediatamente a conocerse el suceso, es “sospechosa” la reacción unánime de las cancillerías occidentales, Kiev y la prensa antirusa, para adjudicar la responsabilidad a las autodefensas y por extensión a Rusia.
  4. Si las informaciones aquí expuestas se confirman (y lo sabremos pronto), está claro que en Kiev pasa algo grave y hay una peligrosa fractura entre las oligarquías que tienen el poder ilegítimamente en Ucrania.
Juan Antonio Aguilar, director del portal El espía Digital, recuerda que el avión desaparece de los radares justo 10 minutos antes de entrar en el espacio aéreo ruso. "La situación de momento está controlada para que salga solo una versión, que es la que le interesa a Kiev", indicó Aguilar en declaraciones a RT
El experto recuerda que tanto los radares de las estaciones de control, los radares de los controles militares, así como los satélites rusos y de la OTAN  "tienen monitorizado el espacio aéreo de Ucrania". "Es imposible que pueda esconderse [la verdad] salvo la intención malévola de adjudicar el accidente o el derribo a alguien", dice Aguilar, agregando que es fundamental que la investigación se lleve a cabo por los organismos internacionales a fin de "conocer la verdad".
La prueba “a contrario”
Sin saber nada de nada, el senador McCain “ha encontrado rastros de la KGB en el desplome del Boeing 777 Malaysian Airlines derribado en Donetsk”, así lo manifestaba este “artista” al canal CNN. Mccain ha sugerido que en la caída de Boeing 777 de Malaysian Airlines puede estar involucrada Rusia. Según él, las autoridades de Kiev no tienen esas capacidades para derribar el avión de pasajeros. Al mismo tiempo, dijo el estadounidense, "es un hecho bien conocido que los separatistas ucranianos son agentes de la KGB". Por lo tanto, lógicamente, un republicano, podría derribar un avión. No se necesitan más comentarios…

Publicado en: elespiadigital.com (18/07/2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario