jueves, 9 de octubre de 2014

Terrorismo y agitación: la contención estadounidense de China

Habiendo expuesto totalmente la sedición apoyada por Estados Unidos del movimiento "Occupy Central" en Hong Kong, los lectores deben ser conscientes de que estos últimos disturbios no son sino parte de una campaña de mayor calado puesta en marcha por los Estados Unidos para contener y cooptar a la nación China.

Ya en la Guerra del Vietnam, con los llamados "Papeles del Pentágono" publicados en 1969, fue revelado que el conflicto era simplemente parte de una estrategia mayor para contener y controlar a China.

Tres importantes citas de estos documentos revelan esta estrategia. Afirman en primer lugar que:
"...la decisión de febrero de bombardear Vietnam del Norte y la aprobación de julio de la Fase I de los despliegues sólo tienen sentido en favor de una política de largo plazo de los Estados Unidos para contener a China."
También afirma:
"China -como Alemania en 1917, como Alemania en el oeste y Japón en el este a finales de los años 30, y como la URSS en 1947- se perfila como una gran potencia que amenaza con socavar nuestra importancia y eficacia en el mundo y, más remotamente pero más amenazadoramente, a organizar toda Asia contra nosotros."
Por último, se describe el inmenso teatro regional en el que los Estados Unidos estaban involucrados en contra de China en ese momento declarando:
"Hay tres frentes en un esfuerzo a largo plazo por contener a China (teniendo en cuenta que la URSS "contiene" a China por el norte y noroeste): (a) el frente de Japón-Corea; (b) el frente de India-Pakistán; y (c) el frente del Sudeste Asiático.
Mientras que EE.UU. perdía en última instancia la Guerra de Vietnam y con ello cualquier oportunidad de usar los vietnamitas como proxies contra Pekín, la prolongada guerra contra Pekín continuaría en otros lugares.

El 80% del petróleo llega a China a través del Índico y tras pasar el complicado
estrecho de Malaca.
Esta estrategia de contención sería actualizada y pormenorizada en el informe de 2006 del Instituto de Estudios Estratégicos denominado "Collar de Perlas: Afrontando el Desafío del Creciente Poder de China por Todo el Litoral Asiático", donde describe los esfuerzos de China por asegurar su estratégica ruta de suministro de petróleo desde Oriente Medio hasta sus costas en el mar de China Meridional, así como los medios por los cuales los EE.UU. pueden mantener la hegemonía estadounidense en los océanos Índico y Pacífico. La premisa es que, si la política exterior de Occidente deja de atraer a China a participar en el "sistema internacional" de Wall Street y Londres como un actor responsable, se debe adoptar una postura de mayor confrontación para contener la nación emergente.

Esta guerra de poder se ha manifestado en forma de la llamada "Primavera Árabe", donde los intereses chinos han sufrido en países como Libia, que han sido reducidos al más absoluto desastre por la insurgencia apoyada por los Estados Unidos e incluso por la intervención militar directa. Sudán también sirve como un campo de batalla de una guerra subsidiaria o proxy donde Occidente está utilizando el caos y la desestabilización para expulsar los intereses chinos fuera del continente africano.

Más recientemente, la agitación política ha sacudido el Sudeste Asiático. Tailandia ha derrocado hace poco un régimen subsidiario de Estados Unidos encabezado por el dictador Thaksin Shinawatra, mientras que la vecina Myanmar intenta evitar la sublevación encabezada por los frentes políticos anglo-americanos liderados por Aung San Suu Kyi.

Dentro de la propia China, EE.UU. esgrime el terrorismo como medio para desestabilizar y dividir la sociedad china en un intento por hacer que el vasto territorio del gigante asiático sea ingobernable. En la provincia occidental de Sinkiang, los Estados Unidos respaldan plenamente los separatistas violentos.

De hecho, el primero en apoyar a los separatistas uigures de Sinkiang es Estados Unidos a través de la organización dependiente del Departamento de Estado [1] "National Endowment for Democracy" [2] (Fundación Nacional para la Democracia, o NED por sus siglas en inglés). Para China, la región occidental denominada "Sinkiang/Turquestán Oriental" tiene su propia página web en el sitio de la NED cubriendo los diversos frentes financiados por los EE.UU., que incluyen:
Fundación Internacional para los Derechos Humanos y la Democracia Uigur 187.918 $
Para promover los derechos humanos de las mujeres y niños de etnia uigur. La fundación mantendrá una página web en inglés (y en lengua uigur) defensora de la situación de los derechos humanos de las mujeres y niños uigures.  
PEN Club Internacional Uigur 45.000 $
Promover la libertad de expresión para los uigures. El PEN Club Internacional uigur mantendrá un sitio web proporcionando información acerca de los escritos prohibidos y el trabajo y la situación de los poetas perseguidos, historiadores, periodistas y otros. El PEN uigur también llevará a cabo campañas de promoción internacionales en nombre de los escritores encarcelados. 
Asociación Uigur Americana (AUA) 280.000 $
Para aumentar la conciencia de los derechos humanos de los uigures. El Proyecto de los Derechos Humanos uigures de la AUA será investigar, documentar y traer a la atención internacional, información independiente y precisa sobre violaciones de los derechos humanos que afecten a las población túrquicas de la Región Autónoma Uigur de Sinkiang. 
Manifestación de la diáspora uigur en Washington D.C.





















Congreso Mundial Uigur 185.000 $
Para mejorar la capacidad de los líderes y grupos uigures prodemocracia para implementar efectivas campañas de derechos humanos y democracia. El Congreso Mundial Uigur organizará una conferencia para grupos y líderes uigur partidarios de la democracia en cuestiones interétnicas y llevar a cabo la labor de promoción de los derechos humanos del pueblo uigur. 
Cabe señalar que la lista de arriba fue tomada del sitio web de la NED en marzo de 2014. Desde entonces, la NED ha borrado a varias organizaciones de la lista, como lo ha hecho anteriormente con respecto a su apoyo en otros países antes de intensificar las campañas de desestabilización con la intención de encubrir su papel en las mismas.

Todas estas organizaciones financiadas por la NED defienden abiertamente la separación de China, no reconociendo siquiera la autoridad de China en la región para empezar, refiriéndose a ella como "ocupación china".

Del ataque terrorista de marzo de 2014 en Kunming, el Congreso Mundial Uigur financiado por Estados Unidos intentaría justificarlo alegando que las autoridades chinas no les dejaron a los separatistas uigures muchas opciones. El informe de la "Radio Libre de Asia" del Departamento de Estado norteamericano titulado "Violencia en la Estación de Tren de Kunming en China deja 33 muertos", informó:
Portavoz del Congreso Mundial Uigur Dilxat Raxit dijo en un correo electrónico que no había "ninguna justificación para los ataques contra civiles", pero agregó que las medidas discriminatorias y represivas provocaron "medidas extremas" como respuesta.
 De las guerras subsidiarias en toda regla en la década de 1960 que abarcaron el Sudeste Asiático, a la "Primavera Árabe" diseñada por Estados Unidos en 2011, junto con el terrorismo en Sinkiang y los tumultos en Hong Kong estos días, lo que está ocurriendo no es una batalla por la "democracia" o la "libertad de expresión", sino una batalla crucial por la soberanía de China. Cualquier problema que el pueblo chino tenga con su gobierno, es su problema y sólo ellos pueden resolverlo a su manera. Usando la promoción de la "democracia" encubiertamente, los Estados Unidos continuarán en sus intentos de infectar a China con las políticas e instituciones promovidas por EE.UU., subvertir, cooptar o derribar el orden político en Pekín y establecer sobre sus cenizas su propio orden neocolonial que sirva exclusivamente a los intereses de Washington y Wall Street, no los del pueblo chino.

Imagen: Líder de la protresta Benny Tai -totalmente relacionado con el National Democratic Institute del Departamento de Estado norteamericano-, ocupando el puesto de director del Centre for Comparative and Public Law (CCPL) que colabora y recibe financiamiento del gobierno de los Estados Unidos, llama a la "ocupación" de Hong Kong. Hong Kong ya estaba ocupado por Gran Bretaña desde 1841 hasta 1997.

























Para la masas de "Occupy Central", muchos tienen buenas intenciones, pero los líderes saben que el movimiento está en connivencia con los intereses extranjeros que buscan subvertir, dividir y destruir el pueblo chino, no muy diferente de lo que China había sufrido a manos de las potencias europeas los siglos XIX y principios del XX.



Notas de traducción:

[1] El Departamento de Estado es el equivalente norteamericano del Ministerio de Asuntos Exteriores.
[2] Organización tapadera de la CIA que apoya movimientos políticos y sociales por todo el mundo que favorezcan los intereses estadounidenses o desestabilicen a sus potenciales rivales.


Publicado en: Land Destroyer (02/10/2014)

Traducción: Geopolítica Multipolar

No hay comentarios:

Publicar un comentario