miércoles, 28 de enero de 2015

Por qué las sanciones occidentales contra Rusia no han funcionado

Factoría de camiones GAZ en Nizhny Novgórod
Un periodista noruego se quedó asombrado al comprobar que las estanterías de las tiendas en Rusia no estaban vacías a causa de las sanciones. Morten Yentoft constataba un hecho: los productores rusos consiguieron sustituir muchos productos occidentales por otros de fabricación nacional. El periodista alaba a Moscú. Según sus palabras, en la última década la ciudad se ha cambiado bruscamente para bien, empezando por los aeropuertos y acabando por las sendas para ciclistas. Incluso el noruego se sorprende de algo tan trivial para los rusos

¿Por qué los periodistas occidentales se asombran por la ligereza con la que Rusia lleva las sanciones? Porque el Occidente ha caído en el hoyo cavado por su propia mano y ahora no puede salir de ella. ¿Recordamos cómo Barack Obama ha gritado en voz alta su propaganda equivocada sobre Rusia? Dijo que a Rusia no van los inmigrantes, dijo que la población de Rusia se reduce, etcétera. Todos han comenzado a mofarse de la ignorancia de Barack Obama, que no sabe que Rusia es el segundo país más atractivo para los inmigrantes después de los EEUU.


Recorramos  brevemente algunas cifras de la investigación admirable de Awaragroup sobre Rusia.

Entre 2000 al 2013 la industria rusa ha crecido un 58 %, no en los dólares y rublos, sino en producción (ver http://w3.unece.org/pxweb/database/STAT/20-ME/5-MEPW/?lang=1).
En Rusia, la producción industrial ocupa al 14,8 % de la población frente al 10,1 % en los EEUU. Además, la diferencia en el rendimiento del trabajo de Rusia y los países occidentales no supera el 20 %.

En los últimos 10 años Rusia ha doblado prácticamente la producción de automóviles. Ahora Rusia produce 2,2 millones de automóviles por año. Si tomamos en consideración que se importan aproximadamente 900 mil automóviles, se puede esperar que la devaluación del rublo llevará al crecimiento de la producción interior a expensas de la importación.

Además, para las marcas de automóviles extranjeras instaladas en Rusia se han introducido  exigencias muy serias para poder instalarse. Se exige que el 60% de los componentes y recambios sean fabricados en Rusia, así como el 30 % de los automóviles deben estar equipados con motores y cajas de cambio nacionales: http://www.vesti.ru/doc.html? id=394114&cid=400. Gran Bretaña, por ejemplo, hace menos de automóviles, y Chequia es considerablemente más pequeña.

A propósito, el líder en fabricación de automóviles es ahora China, con una producción anual de 22 millones de automóviles: más que los EEUU y Japón juntos.

El volumen de la producción de productos de alimentación en Rusia desde 2000 se ha doblado. El crecimiento se observa en todas partes, excepto el segmento de cabras y ovejas. Las aves han crecido en varios órdenes de magnitud, se crían un 150% más de cerdos. No crece solamente el ganado bovino, ahora, gracias las sanciones, la cría de la carne de vaca se hace ventajosa.

La parte real de los ingresos por la venta del petróleo y gas en el PIB es del 16 %. Desde 2000 ha aumentado en 2,5 veces la exportación de productos no vinculados con el petróleo y el gas. La exportación de productos petroleros — como la misma gasolina — ha crecido en estos años un 900 %. Sin duda, en las exportaciones el petróleo ocupa un lugar importante. Pero es necesario comprender que la mayor parte de los productos fabricados en el país, son primeramente para la satisfacción de la demanda interior. Por eso a la exportación de nuevos productos crece más lentamente, Rusia tiene un mercado interior enorme.

Aún así, la exportación de productos de alimentación ha crecido desde 2000 ocho veces, desde los 2 hasta los 16 mil millones de dólares. 10 veces ha crecido la exportación de software. El crecimiento más potente lo muestra Rosatom.

Los occidentales se han creído sus propias mentiras sobre una Rusia atrasada y bárbara, donde en medio de un desierto de nieve solo hay bosques melancólicos de torres petroleras. En base a esos cuentos de propagandistas han tomado la decisión de intentar ahogar con sanciones a una de las mayores potencias del mundo.

Las sanciones antirusas del Occidente golpearán a los EEUU en Ártico

Los EEUU han perdido la posibilidad de continuar cooperando con Rusia en Ártico. Ahora la Federación Rusa busca nuevos socios para la realización de los proyectos en la región, y las compañías americanas sufren pérdidas serias por las sanciones antirusas, escribe The National Interest.

A causa de las sanciones de Occidente, muchas corporaciones europeas y americanas, tales como BP, Total, Shell, Statoil y ExxonMobil, que cooperaban con las compañías rusas en el Ártico, han cancelado o han reducido significativamente  el número de los proyectos, habiendo perdido además millones de dólares. Así, ExxonMobil por las sanciones ha detenido su colaboración con "Rosneft" en el proyecto del mar de Kara, habiendo perdido 700 millones de $.

Además, Rusia busca socios alternativos occidentales. Tratando de doblegar a la Federación Rusa con las sanciones, los EEUU olvidan que Rusia apoya y desarrolla sus relaciones con otros socios comerciales, como China e India. La Federación Rusa ha invitado a la India participar en la explotación común de los yacimientos de petróleo y  gas en el Ártico y Siberia, lo que ha generado un entusiasmo enorme Delhi.

La firma de los acuerdos entre Rusia e India, por parte de sus líderes, Vladímir Putin y Narendroy Modi a principios de diciembre en Delhi, significa que Rusia tiene intención de encontrar compañías-socios que sustituyan a las americanas. Ahora los EEUU deben esperar que esto se refleje negativamente en la actividad y los beneficios de las corporaciones occidentales.

Además, Washington sigue sin prestar atención al cambio de las fuerzas geopolíticas en el Ártico. Las relaciones ruso-indias han cambiado el papel del Delhi en la región Ártica, y aunque India no tiene el derecho de extracción de los recursos naturales, el acuerdo de diciembre entre Putin y Modi testimonia que el peso de India en Ártico va a crecer significatívamente.

La política de sanciones de Obama no toma en consideración el efecto estratégico de las medidas antirusas en el Ártico y su efecto negativo a largo plazo.

Publicado en: El Espía Digital (25/01/2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario